Evasión en el Transantiago

Señor Director:

A partir de las informaciones sobre los resultados en evasión en el Transantiago, todos seguimos hablando, desde hace diez años, de lo perjudicial que es por su impacto en la tarifa y subsidio, así como en la calidad de servicio y en la cultura ciudadana. Sin embargo, y a pesar de variadas acciones, es poco el avance que se ha logrado a lo largo de los años.

La discusión se ha abordado a partir de un solo tipo de evasión, aquella que es intencional, sin considerar que existe también evasión por fallas de operación o planificación del transporte, así como también por desconocimiento del funcionamiento del sistema, en que quien ingresa al metro paga efectivamente la tarifa, pero no en las etapas anteriores o posteriores del viaje.

El Gobierno centra sus acciones en una estrategia legislativa que, tal como hemos visto antes, aumenta multas agregando además un registro de evasores. Resulta evidente que, por sí misma, es poco probable que se logren resultados. Se sigue haciendo lo mismo y esperando resultados distintos.

Se deberá avanzar en una estrategia integral, que no solo aumente sanciones sino que implique también un aumento drástico de la fiscalización que -según el profesor Alejandro Tirachinni, de la Universidad de Chile- hoy es cercana al 0,11% de los viajes. Además, se deben explorar estrategias tarifarias innovadoras, desarrollo de infraestructura de pago extra vehicular (zonas pagas) y una campaña comunicacional inteligente que explique de manera clara cómo funciona el sistema y los impactos de la evasión.

Diego Puga B.
http://www.elmercurio.com/blogs/2017/03/02/49229/Evasion-en-el-Transantiago.aspx

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *