Marcial Echenique aborda con una mirada crítica los desafíos urbanos que enfrentará Santiago en los proximos años

Marcial Echenique aborda con una mirada crítica los desafíos urbanos que enfrentará Santiago en los proximos años

 El centro cívico de Santiago, diseñado por Karl Brunner en 1933; el Paseo Huérfanos y la uniformidad de sus árboles; la moderna y planificada zona de Nueva Las Condes, y los rascacielos de “Sanhattan” son los lugares que el urbanista y arquitecto recorrió con “El Mercurio” para destacar logros y poner el acento en cómo enfrentar los problemas que hoy tiene la ciudad.

En el trayecto, el profesor emérito de Urbanismo y Transporte de la Universidad de Cambridge, Inglaterra, explica la necesidad de un nuevo plan de vialidad; desmitifica que sea malo el uso del automóvil; apela a la necesidad de controlar las zonas congestionadas mediante una tarificación, y anhela que se construyan más líneas de metro y trenes desde la periferia de la Región Metropolitana.

Echenique es una voz autorizada en el tema. Entre 1990 y 2014 asesoró a los gobiernos chilenos en temas de urbanismo y transporte. Para ello, viajaba de Londres a Santiago con más frecuencia. En el último tiempo deja Inglaterra dos veces al año: para escapar del invierno y para las Fiestas Patrias.

Esta vez, terminando ya su verano, participó en el seminario “Desafíos del crecimiento de nuestra ciudad a 10 años del Transantiago”, organizado por Libertad y Desarrollo.

Para él, integración es la palabra clave para pensar una ciudad. “Es todo un conjunto, no puedes separarlo. El transporte es integral en la función de la ciudad, no solo para que la gente se mueva sino también para los espacios que quedan. Las calles son los espacios cívicos más importantes, los volúmenes de las edificaciones, todo va integrado”, sostiene.

El ex decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Cambridge subraya la relevancia de la movilidad en la ciudad: “Es importante porque la gente puede acceder a mejores trabajos, mejores viviendas, mayor oferta y variedad de precios para sus compras. La gente gana en eficiencia por la movilidad”.

Ciclovías: “Su impacto en la congestión es cero”

Echenique no se define contrario a las ciclovías, más bien sostiene que es muy bueno que estén construyendo cada vez más caminos para esta forma de traslado. Sin embargo, desmitifica su real impacto para aliviar la congestión en Santiago.

“Creo que son importantes desde el punto de vista ambiental, desde el punto de vista físico para las personas, pero como impacto para la congestión es cero. Solo 2% de los kilómetros que se recorren es por ciclovías”.

Precisa que no está en contra de ellas. “Tampoco estoy en contra del transporte público, pero debe ser de buena calidad, como los metros y los trenes. Pero no hay que echarse contra el transporte privado que equivaldrá al 70% de los viajes que se realizan, como es en el resto del mundo”.

Reconstrucción: “No se deben destruir los lazos que la gente ya tiene”

Los incendios que azotaron a Valparaíso y el centro sur del país en enero, fueron seguidos con detención por el urbanista. En el caso de la V Región explica que como el bosque llega directo a la carretera de La Pólvora, “esta debería servir de cortafuego, pero como está al lado de poblaciones callampas que tiran toda la basura a la quebrada, es muy fácil que el fuego llegue allí y es imposible que puedan entrar las bombas”.

Para Echenique el problema no es solo de planificación sino que también de “regularización de áreas que han sido ocupadas ilegalmente y de forma precaria”.

Sobre las poblaciones en las quebradas, considera que “hay que reubicarlas en los planos, pero no destruir los lazos que la gente ya tiene. Porque los vínculos económicos son los que mantienen a esa población, como donde vender productos, los servicios que prestan, etc. Si los sacan totalmente de sus zonas, se quedan sin empleo, sin nada”.

Estacionamientos: “Tienen que ser regulados por el mercado”

El urbanista y arquitecto ha seguido la polémica de la nueva regulación del cobro de estacionamientos. Para él, la solución es más pragmática: “La verdad es que los estacionamientos tienen que ser regulados por el mercado. Si hay mucha demanda, suben los precios; es lo obvio. Eso es bueno, porque evita que sea demasiada la gente que llega en auto a las zonas congestionadas”. Y en el caso de los centros comerciales, aplica el mismo criterio: “Si cobran demasiado los malls , por ejemplo, al final van a perder, porque la gente no irá y los tendrán que bajar”.

Fuente: El Mercurio

http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2017-03-12&dtB=12-03-2017%200:00:00&PaginaId=10&bodyid=10

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *